Daniel in rag time

Hay una fracción de segundo, cuando estamos escuchando música, en la que el gesto de Daniel cambia, aparece una forma de risa en sus ojos (tal que veis arriba), y entonces sabes que esa música no sólo le gusta, sino que además está generando en él un estado benéfico, una especie de burbuja de la que, si le dejaras, no saldría: que me traigan el resto del mundo hasta aquí, que se está muy bien.
Dentro de esa “beatitud” pueden producirse dos actitudes por su parte. Una, la  apacible y entregada. Otra, la proactiva, participativa y bastante inquieta, en la que termina interpelando a todo el que se pone a tiro para que participe en la diversión. Desde hace un tiempo, esta segunda fórmula incluye el canto. Debéis saber que Daniel es un cantarín vocacional. Desde aquellas primeras intentonas, de chiquitín, cuando  empecé a escucharle subrayar (por propia iniciativa) cada última sílaba (nada más) de un verso o una estrofa (según melodía) de las canciones que yo cantaba durante los paseos callejeros (jamás olvidaré la emoción y supongo que por eso recuerdo los episodios tantas veces, también en el blog), hasta hoy, hemos evolucionado lo suficiente como para se atreva a afrontar fragmentos melódicos, aunque sea echando mano de la repetición de una vocal, porque evidentemente si Daniel se pusiera a intentar vocalizarlo todo, no le daría tiempo a seguir el tempo.
Hemos ido descubriendo, a lo largo del tiempo, muchos géneros musicales, y en casi todos hay piezas de su gusto. El entusiasmo aparece, no obstante, con no demasiadas de esas piezas. El melómano Daniel es bastante selecto y selectivo. El último corpus musical que ha sido dignificado no sólo por su importancia histórica, sino ya también por entrar a formar parte de esta Daniel_Playlist han sido las piezas de ragtime de Scott Joplin, en especial “The Entertainer”, que todos conoceréis por formar parte de la banda sonora de la película “El Golpe”, aunque los Miñana, sobrino y tía, nos la escuchamos a pelo, sin apoyo de guapos actores ni nada de nada.  ¡Pá qué!. Eso sí, la llamamos o bien “Uo-uo-uo-uo”, o bien “circo”, según nos vaya. 
Una cosa última respecto a esta nuevo ingreso en la Daniel_Playlist: ni os imagináis la alegría de Daniel, cuando descubrió que el gran héroe papá Jorge papi también se sabía “uo-uo-uo”, y que podían cantarla juntos.
Vista esta afición por la canción, estamos por proponer un reality musical, al estilo de “La Voz”, con un apartado para especialmente capacitados como Daniel y otros colegas. A mi sobrino la idea le mola muuuchooo. Eso, o montar un banda con Carlos, su cuidador y bateria, y Johny, saxofonista, que es otra opción barajada, y darnos a la bohèeeemeeee 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s