Una de chinos

Sé que el otro día dije que el siguiente post hablaría del pacto educativo. Pero tengo una jaqueca muy pesada hoy y además no me puedo resistir a contaros un par de anécdotas sobre el chino Tchi-ú.

Aunque el carnaval se celebró oficialmente el pasado sábado en todo el mundo mundial, muchos colegios de Zgza continuaron preparando durante toda esta semana sus fiestas de carnaval, que tuvieron lugar ayer. Así fue en el colegio Angel Riviere, donde los alumnos de cada clase se disfrazaron a la usanza tradicional de habitantes de distintas partes del mundo. Los chicos de la clase de Daniel iban de chinos. Y, efectivamente, en la fotos podeis ver a Daniel, perfectamente adaptado a su papel y a su disfraz.

Tengo que decir que este disfraz le ha venido como anillo al dedo a Daniel, que se sabe muy bien el chiste que dice:
– ¿Cómo se llama el chino más rápido del mundo?

– Tchi-úuuuuuu

De hecho lo está contando en esta foto:

Cuando Inma fue al cole a buscar a Daniel, aún se encontró a todo el mundo en plena fiesta. Hizo una mañana y una primera parte de la tarde con un tiempo espléndido y aprovecharon para montar la fiesta de carnaval al aire libre, en el patio del colegio. Por cierto, que Asún -la cuidadora de la clase de Daniel- le dijo a Inma que a Daniel le había gustado mucho la longaniza; tanto que tuvieron que andar con buen cuidado, porque la mordía y todo y era un poco peligroso, no se fuera a atragantar (otros años su relación con este embutido no había sido tan positiva… y aclaro que en Aragón es costumbre comer longaniza en el día de «jueves lardero» –jueves lardero, longaniza en el puchero-, que es el jueves anterior al carnaval; o sea fue «jueves lardero» la semana pasada, pero bueno, en el colegio hicieron un compacto carnavalesco y lo celebraron todo junto ayer; añadiremos foto demostrando «lo buena que está la longaniza» en cuanto me la pase Inma: es foto en papel que ha viajado hoy en el cuaderno de «voyyvengo»).

Creo que luego la sesión de ozonoterapia resultó una película de chinos. Ainhoa, que también está yendo ahora a ozono, se calzó el gorro chino de Daniel, y Enric -el terapeuta ozonístico- la túnica morada china de Daniel, y Daniel siguió contando cómo se llamaba el chino más rápido del mundo… Tchi-úuuuuu

Por cierto, por la mañana habíamos estado reunidas en el colegio Chus (la profa de Daniel), Celia (su fisio), Lola (su logopeda en el cole), Elena (la profa de apoyo en casa), Inma y yo. Era la reunión de trimestre. Y como siempre fue absolutamente útil. Pero esas reuniones se merecen post aparte. Y debo dos.

4 comentarios

  1. Pues hoy he visto yo la foto del \»momento-longaniza\» y doy fé que se le ve disfrutar un montón…casi como cuando cuenta el chiste del chino, que genial ayyy…jeje.Que chulo el chino.

    Me gusta

Responder a ybris Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s