Comunicando, comunicando… ¡ele!

Daniel ya está utilizando en casa su comunicador, el que le trajeron los Reyes Magos. Vamos poco a poco, pero seguro que más rápido de lo que pensábamos.

Silvia, la logopeda del programa Araprode que trabaja como refuerzo (y con mucho entusiasmo y sapiencia) en casa con Daniel, le ha hecho unos estupendos pictogramas, para colocarlos sobre la superficie del comunicador. Estos pictogramas representan conceptos y acciones. Hasta ahora Silvia ha escogido pictogramas para conceptos como pedir de comer, de beber, ir al baño, ir a domir, ver dibujos animados, ir a trabajar o jugar al ordenador.

El comunicador de Daniel permite sobreponer en su superficie sensible al tacto desde un pictograma a ocho, según el nivel de complejidad que vayamos consiguiendo a la hora de discriminar acciones, y también según las posibilidades de la motricidad fina de Daniel para señalar atinadamente en un área concreta del comunicador.

Aconsejados por Silvia, el otro día le grabamos una sola opción: pedir agua (para que pudiera hacerlo a la hora de las comidas y las cenas sobre todo). Le enseñamos el cacharro y rápidamente Daniel accionó el mecanismo. Se lo tomó como un juego, claro. Pero ya a los dos minutos (no más) nos dimos cuenta de que había que ponerle más pictogramas. De que la opción única estaba más que superada. Así que le instalamos los pictogramas de un niño que come y un niño que bebe, opciones que visualmente discrimina sin ninguna dificultad, y le grabamos “tengo hambre” y “quiero agua”. Desde ese día lo usa sin problemas. Silvia dice que hay que ir con tranquilidad. Pero, yo, como su padre, creo que este niño podría ya utilizar unas cuantas más opciones, siempre y cuando alcanzara a ello con sus posibilidades motrices.

Elena, la profesora de apoyo y psicóloga del mismo programa de Araprode (y tan entusiasta como Silvia, como Judith –fisioterapeuta-, como Noelia –terapeuta ocupacional – todas las chicas que vienen a casa este año a ayudar a que Daniel avance en sus habilidades), ha visto las posibilidades de este comunicador para explorar dentro de la cabeza de Daniel. Así que ha pedido que le digamos a Silvia que haga los pictogramas de los números y los colores: cree que Daniel los distingue bien y quiere cerciorarse de ello.

Y con todo ésto se me están ocurriendo un buen montón de cosillas que hacer con el comunicador y también con el ordenador, aunque me parece que lo dejaremos para el verano, porque ahora la verdad es que la hora de la tarde que le queda libre me parece que es mejor que se relaje y vea sus dibujos animados preferido (que empiezan a ser un buen puñado, jolín: Pocoyó, La casa de Mickey, Pinky Dinky Doo, Little Einsteins, Juan y Tolola…)

Repito la fotografía del comunicador, llegada desde la web de Hop Toys, para que veáis cómo es y cómo están organizadas las plantillas para los pictogramas.

7 comentarios

  1. Mucha suerte con ese comunicador, seguro que se te ocurren buenas ideas para sacerle todo el partido posible, y además \”jugando\” que siempre es la mejor forma de aprender.Besos.Rosa.

    Me gusta

  2. mi hija cristina, que tiene autista, hace dos años nos enseñaron todo el tema de los pictogramas, le resultó a ella y a nosotros genial. espero que a tu hijo también le resulte muy bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s